Metas físicas

Peeero nooo! Mirá si te voy a cobrar PLATA!

En un mundo donde todo se paga y se cobra, donde todo se compra y se vende -proceso que se repite ad infinitum– te propongo frenar y leer esta pelotudez que escribí recién*

Es insoportable. A ver… no sé si insoportable es la palabra adecuada. En
detrimento, podría decir que es… irritante. Ahí está. Es, mejor dicho, irritante.
Ya sé lo que estás pensando, vos me conocés bien, Noelia.


Se me hace difícil, ¿podés entender? Yo hago el esfuerzo para cambiar, pero ni así
me sale. Y no es una obsesión. Si bien tengo muchas, muchísimas te diría, no es
una obsesión ni un ensañamiento. A esta altura de la relación que supimos edificar
–como te gusta decir a vos- deberías saber que si las cosas fueran de otra manera,
te lo confesaría. Así sin más, te lo diría sin vueltas, sin rodeos, sin chistar.


Vamos a hacer una tregua. Vamos a convenir en que no es una obsesión, sino
“exceso de observación”. ¿Lo rotulamos así? Me gusta ese título, bien marketinero.
Se puede explicar, la gente quiere que le expliquen. Sufro ese mal que nos aqueja
a quienes prestamos demasiada atención. Vivir en estado de alerta y, muchas
veces, interpretar erróneamente señales que ni siquiera son para uno. Es jodido.


No te quiero marear, sé que te cuesta seguirme el rastro cuando me pongo
introspectivo. No revolees los ojos, por favor. Mirá si seré observador que, aun sin
verte, infiero con certeza lo que estás haciendo mientras te relato mi miseria.
Pero nunca respondes. Bueno, en cierta forma sí, pero los monosílabos y las
preguntas retóricas me estresan, es decir, no sé si puedo catalogar como
respuesta hecha y derecha algo que se parece más a un regate, a una conciliación
obligatoria.


¿Dónde estaba? Ah, sí, ya me acordé. Entonces yo estoy llegando a la esquina y
¡pum! Un auto. O una moto. O una bicicleta. No importa qué vehículo sea el que
esté circulando en ese instante, justo cuando voy a cruzar la calle, no me dejes
divagar. A ese encuentro está ligada mi irritación. Es así tal cual te lo estoy
contando, Noe: cada vez que llego a una intersección, alguien está viniendo.


Ponete en mi lugar. Imaginá que es de día, soleado, a la hora de la siesta, los
pájaros en las ramas haciendo bulla, los quejidos tradicionales de las casas bajas
revolcándose en el eco lejano del encierro… ¿me seguís? Y vos ahí, caminando lo
más pancha, disfrutando de las veredas a medio hacer, gozando una tranquilidad
idílica, percibiendo la tracción del oxígeno entrando por la nariz –refrescando los
conductos vacíos- y saliendo por la boca –porque así es como hay que respirar-
(perdón si te guiño el ojo, aunque no me veas) y, de pronto, para arruinar esa
escenografía soñada, cuando te dispones a cruzar la calle para acceder a la otra
cuadra –¿notas la acción inofensiva que estoy planteando?- aparece un algo o un
alguien acelerado dispuesto a arruinarte el camino a vos y el fin de semana a tus
parientes…


Es irritante, ¿verdad?
No te rías. Seguro que te estás riendo. La verdad es que no soporto que hagas eso,
Noelia, que minimices todo como si fuera sencillo. ¡Qué lindo cuadro colgaste! A
esa pared le faltaba un adorno… ¿Caravaggio?


A veces recapacito y asumo mis errores. Me siento bien cuando eso sucede.
Porque sucede, no es algo que ejerza conscientemente, al menos no del todo. Es
como si dejara que mi cabeza descanse unos minutos. Un estado de relajación
para no culparme por caminar despacio, aunque enseguida vuelvan las
recriminaciones.


Yo sé que te ubiqué en un escenario ideal y que estoy alterando los hechos para
que jueguen a mi favor, lo reconozco, pero no podés negar que estos agitadores al
volante desconocen todo tipo de reglamento: ni siestas pueblerinas ni
optimismos letales resisten ante la imprudencia de los apurados.


Uf… ¡qué difícil es este ejercicio que me propusiste la semana pasada! ¿O fue la
anterior? No sé, no viene al caso, y tampoco hace falta que actives ese semblante
compresivo. Soy un mal alumno, pero esto de respirar en varias etapas… Noelia,
me estás obligando a analizar cómo respiro. Eso es un proceso automático que
hace el cuerpo ¿sabías? Me hiciste exaltar. Por lo general, a esto de los autos y que
no frenen y que uno tenga que rodearlos por detrás para no perder el ritmo o para
no llegar tarde o por simple acto justiciero, lo pienso nada más. Nunca lo enuncio.
No me jacto. No me gusta que me vean angustiado y menos me gusta que se
burlen de mí cuando les explico que siempre hay alguien llegando a la esquina al
mismo que tiempo que yo.


Es ley. Es metafísica. Hace un par de semanas me corrigieron, me explicaron que
la metafísica es como una filosofía, pero peor. ¿Cómo se dice cuando algo no se
puede ver ni tocar? Bueno, no importa, no me interrumpas que justo se me vino a
la cabeza esto que te iba a contar antes…


¡Ah! Me dijeron de todo, que era un exagerado y que esto de lo que me estoy
quejando –aunque no lo considero una queja- siempre va a pasar, y va a
desmejorar, porque las estadísticas no mienten. Todos hablan como si supieran.
Yo creo que tienen razón, pero no se los digo. ¡Es que me enoja tanto que no lo
entiendan! ¿Acaso no les pasa? Tal vez sí, pero no lo quieren admitir.
Te pido perdón. Hoy no puedo hablar de otra cosa. Para serte sincero, tenía en
mente hacerte una pregunta sobre un sueño que tuve, o más bien una pesadilla,
que me hizo saltar de la cama hace unos días. No recuerdo bien qué era. Según
investigué, no podemos recordar más que los últimos diez segundos de lo que se
estuvo soñando justo antes de despertar.


¿Alguna vez te pasó? ¿Esto de soñar algo que después, en el día, te resulta súper
interesante, pero está incompleto? Nunca resulta positivo el esfuerzo que
hacemos por traer esas imágenes a nuestra cabeza. Por eso me parece raro que,
habiendo tantas cosas en las que los seres humanos coincidimos, nadie perciba
ese capricho del universo de imponernos un freno a los transeúntes en cada
esquina porque está por pasar un auto.


Noelia, decime la verdad… ¿estás aburrida? Esperá un segundo… listo, ya está, ya
lo apagué. Me sonó un recordatorio en el celular. Disculpá, ¿de qué estábamos
hablando? Lo que pasa es que si me olvido de esta pastilla el dolor no se me va,
entonces la tomo religiosamente cuando corresponde. ¿Me alcanzás un vaso de
agua? Dale, te espero, mientras te sigo contando: esta mañana hablé con mi
hermano, me dijo que el seguro va a reconocer los gastos de la operación y lo que
cuesten todos los demás trámites, por suerte. Dice que está confirmado, que en el
informe sale que yo no tuve la culpa, que el tipo que manejaba el auto estaba
enviando una nota de voz por WhatsApp, venía distraído y –gracias- … Mmmm,
¡rica el agua! ¿La sacaste de la canilla? Acá no es muy buena. Allá en el pueblo mis
viejos siguen tomando de la canilla.


Pero la puta madre… qué feo cuando te imaginás algo y en tu cabeza sale
perfecto, para que después la realidad te atropelle como me pasó a mí. Uno viene
despistado, muchas veces desprevenido, pensando en otras cosas, las manos en
los bolsillos, el mentón alzado al cielo, qué sé yo. Lo que quiero decir es que yo
todo el tiempo que me pasé formulando esta idea de la metafísica acerca de los
autos que llegan a la esquina en simultáneo con los que vamos de a pie por la
acera, no sirvió de nada. Me cagó una simple definición de diccionario, una
interpretación, una convención. Encontraron una falencia en mi relato y algo de
razón tienen, aunque no se las quiera dar.

¡Pará! ¡Perdón! Me acordé de lo que soñé el jueves. Creo que era jueves porque…
Sí, era jueves porque Emilio – ¿lo conoces a Emilio, un amigo mío?- ofrece un
descuento con la tarjeta en su restorán, “Copa del Rey”. Fanático del fútbol
español y del vino, el hombre. Entonces fue el jueves, se ve que comí mucho,
“como un desgraciado” diría mi papá. Tendría que llamarlo. Desde el día del
accidente que no lo veo. Bah, ese día tampoco lo vi, sé que mi hermano los fue a
buscar al pueblo y vinieron a visitarme, pasaron, saludaron, comparecieron
lastimosamente –todo según las enfermeras- y se fueron. Están grandes y la
humedad los aniquila, acá es tremendo el clima.


El jueves tuve este sueño, una locura toda la parafernalia que le agregamos al
relato orínico posterior… ¿se dice así? No, onírico, se dice. Así está bien. Linda
palabra esa. Como metafísica, pero ninguna de las dos me sirve.


Había salido con Julia, ¿te acordás de Julia? Charlamos, por Facebook, en cuatro
ocasiones distintas, de forma muy impersonal, como si estuviésemos apurados
por algo más importante, lo deduzco fácilmente por la cantidad grosera de faltas
de ortografía que ambos esgrimimos. “Le voy a dar una chance”, pensé, y la invité a
salir. Fuimos al restorán de Emilio, previa llamada para reservar la mejor mesa, la
que según todos los comensales que frecuentan el lugar es “la más romántica”. Es
comida fusión peruano-japonesa desde hace un par de meses, aunque a Emilio
siempre le gustó la comida picante proveniente de India. Sobre todo, el plan se
sospechaba perfecto porque era jueves y, además del porcentaje de descuento
que me da mi tarjeta de crédito, Emilio me cobra la mitad o poco más de la mitad.
Me hace rebajas, digamos.


En esta situación ideal que te estoy describiendo, Noelia, no voy a dejar lugar para
los detalles calamitosos. Simplemente quiero destacar cuán en las antípodas nos
hallábamos al comienzo de la velada: después de ubicarnos en la mesa (luego de
mi intento fallido de caballerosidad, se trabó la pata de la silla con la alfombra y
casi tiro a Julia al suelo), llamé al camarero y le pedí un muy buen vino blanco, lo
caté y le sirvió a Julia, que lo cortó en seco mientras decía “no, no, no” –repetidas
veces-“agua, por favor”.


No contento con el accionar torpe de mi acompañante, decidí comportarme como
un verdadero sir: hablamos de su trabajo en el jardín de infantes, yo le conté sobre
mi presentación ante ese gran cliente, aunque no le pude especificar fechas,
nombres, motivos.


Su gesto nefasto frente a la carta del lugar era, cuanto menos, preocupante. A ver,
Noe, ¿cómo reaccionarías vos? Te llevan a un comedor de primer nivel y te dan la
posibilidad de elegir el mejor plato, las mejores guarniciones… ¿y ponés esa cara
de amarga? No sé, creo que me contuve de forma adecuada. Yo avizoré al mozo en
las mesas contiguas, le chisté y ordené pollo tanduri, un extra de salsa curry, una
panera con variedad de formas y sabores para complementar; Julia deslizó la
carta sobre su costado derecho (precavida, quitó en primer lugar la servilleta que
yacía debajo) y dijo, sin ton ni son: “una milanesa de pollo con papas fritas y puré
de calabaza”. Qué excéntrica, me dije a mí mismo.


Te dije que no me iba a ir por las ramas. La cuestión es que congeniamos, ella
predispuesta a contar su historia, yo hambriento y por ende callado. Fui buen
oyente, Noelia, ¿no me reclamabas que mejore mis habilidades de diálogo?
Cuando opto por el vino blanco me sube escepticismo. Julia tiene buen cuerpo,
estimo que una de las razones es porque toma mucha agua, pero no me gustan
sus orejas, las tiene bastante separadas de la cabeza. Sostuve en demasía la
mirada y la recorrí lo suficiente como para que me lo recrimine con un ademán
contrariado, al tiempo que intentaba contarme cómo su mejor amiga había
vendido un cachorro de pug por internet.


Sin embargo, hubo momentos ¿sabés? Miradas. A veces extendía mi mano para
acariciarle el codo, pero ella se rehusaba al contacto físico. Julia es tímida, a
pesar de que pudimos charlar sin inconvenientes sobre propaganda política, París
como destino clásico de lunas de miel o el estilo de Sábato, que por predecible no
deja de ser cautivante.


Algo de mí la aterró, sus gestos escondían algún tipo de miedo. Mi perseverancia
en la tarea de demostrar que puedo ser un buen anfitrión, la asustó. La espantó.
Julia acomodó sus cosas y se levantó para ir al baño, sin dejar lugar a que yo pueda
exhibir mi preocupación caballeril. Hacía mucho calor dentro del recinto, ya te
comenté lo mucho que admira Emilio a la cultura hindú y, bueno, allá hace calor,
de hecho. Él comulga con tal idiosincrasia y pretende mimetizarse al extremo. Se
le complica con el asunto de las vacas sagradas, su corte favorito es el vacío y no
lo puede dejar.


Sí, ya sé, Noe, cuesta enfocarme. Debe ser la medicación, a pesar de que me digas
que este “déficit de atención”, sí, hice las comillas con los dedos, viene de antes
del accidente.


Yo la vi levantarse de la mesa con rapidez y un poco atolondrada, me costó
seguirle los movimientos. Estampó sus rodillas en el borde de la mesa de madera,
que sobresale un poquito.


Emilio privilegia el gusto de los amantes y es sabido que esa gente prefiere la
intimidad al escándalo, lo minimalista a lo ostentoso. El parqué es de color oscuro,
las luces tenues, los cuadros impresionistas de colores pastel, la música de fondo
instrumental y prácticamente inexistente. Las mesas son mesitas, bien bajitas y
estrechas, para que los enamorados puedan incorporarse, recostarse en los
platos soperos y darse piquitos en arrebatos de extrema pasión, amedrentada por
el sojuzgamiento visual de turno.


A Julia, en definitiva, se le dificultó la salida. Estaba vestida con un pantalón de
jean holgado y un suéter extenso que le cubría la retaguardia, birlando mi acto
reflejo y frustrando los instintos más viriles del salón curioso.


La cosa es que el baño estaba lejos, “tan lejos que se debe haber perdido” pensé yo
casi tomándome el pelo, para distraerme tal vez de la soledad inminente. Ante su
sorpresiva demora, me quedé sentado, transpirada la frente y las muñecas.
Me quedé sentado hasta que Emilio me hizo señas desde la barra, mientras
lustraba por dentro un vaso que antes habrá contenido algún trago espirituoso. Me
hizo que “no” con la cabeza, en un movimiento lento, pero preciso, y bajó los
párpados con solemnidad. Pude interpretar, sin mucha dificultad, que como buen
amigo había mandado hacer inteligencia y en el baño de mujeres no encontraron a
ninguna parecida a la que me acompañaba. Yo me enojé, me enojé mucho.
Mascullé insultos de telenovela y maldije al clima, al reloj de números romanos, a
Trump, a Pentecostés.


Fui capaz de disimular mi ira por unos minutos. No quería que los otros clientes,
inmersos en el acto retórico-amoroso previo al roce de los cuerpos, se percataran
de mi desgracia. Me acerqué a Emilio, que me miraba con compasión. Le hice un
gesto con la palma de la mano derecha hacia abajo, los cuatro dedos juntos
excluyendo al pulgar, le pedí calma y sobriedad. Estiré el plástico, lo pasó por un
aparato para cobrar, firmé lo que había que firmar. Finalmente, estreché su mano
que me devolvía un apretón fraternal. Resbaló sobre la última sacudida y quedé
libre para lanzarme a la aventura.


Salí disparado del local dispuesto a recuperarla, incluso a escuchar una excusa
bien elaborada. No voy a discutir quién sufre más, si el que deja o el que es dejado.
Hice lo que pude para respirar bien, Noelia, pero no lo logré. Estaba agitadísimo
por la carrera y preocupado por la desdicha de otra posible Navidad solitaria.
Cuando mis ojos percibieron su espalda finita, en su andar nervioso, su mirada
convulsionando hacia los costados, aceleré el paso.


¿Cuánto tiempo me queda? Desde que se me rompió el reloj ando desorientado,
aclaro que también tenía brújula. Era completo. Lo había heredado de algún
bisabuelo o tatarabuelo que nunca conocí. No se hacen más relojes así.
¿Reparaste en mi forma de hablar? Tomá nota, Noelia, no te distraigas,
comportate. Te traje un libro de regalo, lo dejé en la mesa de entrada.


Cuando la tuve a menos de cinco metros, le chiflé suavecito y cortito. Le dije:
“Julia, ¿adónde vas?”, al mismo tiempo que aflojaba el paso y esquivaba charcos y
baldosas flojas. Ella se desconcertó, naturalmente. Mi tono de voz era extraño y mi
respiración entrecortada; mi argumento, escaso. No alcanzó a darse vuelta del
todo, me miró de refilón y se echó a correr. Gritó “¡Salí de acá!” y todos a su
alrededor detuvieron por medio segundo sus rutinas, después siguieron
encerrados en sus celulares y sus maletines con combinación de seguridad.
Vos sabés que no soy un tipo intolerante ni violento, hoy lo recuerdo y me
desconozco, no me gusta esa parte tan salvaje a la que apelé para hacerme de su
amor. Sin embargo, como ya te imaginarás (es notable tu perspicacia y tu sentido
de oportunidad para tragar saliva) no sirvió de nada todo el despliegue de mi
masculinidad al trote.


Cuando me quise acordar ya estaba en la mitad del pavimento, aún muy lejos de
ella que seguía clamando comprensión, supongo. Ya estaba en el meridiano del
asfalto. Siempre me sonó a algo que está en el medio, “meridiano”. El diccionario
asocia la palabra hasta con la siesta; no me importa, para mi relato encaja
fenomenal y después contáselo a quien quieras. Alcancé a mirar a mi izquierda en
la avenida y recuerdo haber suspirado aliviado, porque en educación vial no hay
quien me venza. Pero el destino es cruel y, cuando creía haber superado el escollo
del entuerto que provoca el paroxismo, desde mi derecha sentí el impacto y
después no sentí nada más. Es irritante. Alguien tiene que hacer algo, no sé quién,
pero lo tiene que hacer ya.


No te preocupes, yo sé que no me chocaron el jueves. Creo que la medicación me
hace mezclar los acontecimientos. Me mareo cuando pienso demasiado y me
apasiono.


¿Qué curioso, no? Como a uno lo pueden cambiar tanto los remedios que hasta se
olvida de sus hábitos. ¿Es la hora? Estuvo bueno hoy, ¿no? ¿Te aburriste?
Acordate, te regalé un libro. Ya te lo deben haber guardado con tus cosas. ¿Me
puedo ir? Bueno, Noelia, muchas gracias. Si la ves a Julia decile que le mando
saludos y que me perdone, que no la quise asustar.
Gracias.

*Esto también es mentira. Metas físicas es de 2017 y se puede descargar acá.
De cómo afrontar la falta de retribución: hay un nuevo feedback en cada amanecer

De cómo afrontar la falta de retribución: hay un nuevo feedback en cada amanecer

La noción de feedback atraviesa toda la carrera de Comunicación Social e imagino que también a las que le son afines.

Por una cuestión de respeto o por mantener viva la posibilidad de concretar una transacción comercial, mantener un diálogo con el interlocutor se erige como “lo que se debe hacer”.

Las redes sociales han tergiversado todo tipo de manuales axiomáticos respecto a “cómo entablar una conversación”.

Tal vez me estoy refiriendo a la eficacia de ese intercambio, no lo sé con exactitud.

Sin embargo, a pesar de la evolución en la manera de comunicarnos, las personas de bien entendemos la importancia de una confirmación.

Aplicamos, casi religiosamente, la regla de responder ese mail por más obvio que nos parezca, aunque sea con un “¡recibido!”.

Feedback en el trabajo: la hoja de ruta cotidiana para corroborar que no equivocamos el camino

Obtener la respuesta a una pregunta específica.

Hay una duda creada para ser destruida casi inmediatamente, sin más aspiraciones que resolver una cuestión sencilla.

Y muchas veces nos queda el eco de ese vacío que se produce cuando no hay nadie del otro lado.

Lo peor: saber que efectivamente sí hay alguien del otro lado, pero la indiferencia es adrede.

Esto me hace acordar (un stand up cualquiera…) a Enlace Mortal.

Creo que el copy de la película era bastante parecido a este artículo-ensayo: “cuando un teléfono suena, tienes que atenderlo”:

El único trailer decente que encontré.

El feedback del trabajo es algo tan corriente como respirar y es por eso que todos solemos darlo por sentado. Pero no siempre nos deleita con su presencia.

Las personas de bien entendemos todo y aplicamos la regla de responder ESE mail aunque parezca una obviedad, aunque sea con un "¡recibido!". Click To Tweet

Como este artículo no pretende ser un apunte sobre teorías que pueden encontrarse en cualquier librería o “a golpe de click”, aplicaré el concepto de feedback para comentar algunas peripecias en mis proyectos individuales.

Concretamente, me voy a referir a tres tipos de trabajos que se estancaron por “x” motivo.

Ninguno fue lo suficientemente bueno ni está completo como para que lo presente como un logro.

El presupuesto que nunca sabremos a dónde va a morir

Varias veces me pasó de elaborar presupuestos, algunos un poco más rebuscados que otros, pero todos con el mismo grado de responsabilidad.

Y de ilusión también, para qué voy a mentir.

De entrada es elogioso que nos seleccionen entre cientos de profesionales.

El orgullo empieza a convertirse en una parte fundamental de este contrato que ni siquiera se firmó.

Ponemos mucho de nosotros cuando redactamos un plan de acción, una estrategia de comunicación interna o cuando definimos los parámetros que deberá respetar la nueva identidad de marca.

La creatividad y el ingenio son dos activos intangibles que se cotizan mucho, pero que a la hora de la liquidación en el área de RR.HH. no son cuantificables como, no sé, cuántos vasos con agua te podés tomar en la semana.

Cuando este valor agregado pasa desapercibido, quedamos con una sensación de vacío difícil de describir.

Con el tiempo nos acostumbramos y se convierten en carpetas, en archivos viejos que dan un poco de nostalgia cuando leemos el importe final, el costo de la hora trabajada y la fecha de emisión.

Un proyecto que se desintegra y nadie te avisa

Creamos el logotipo, por supuesto, que siempre es la parte más divertida porque todo lo que tiene que ver con lo visual (mucho más en estos días) es atractivo.

No importa si el nombre nos representa, casi que nos vamos a ir acostumbrando porque a fuerza de repetición todo se instala.

Vamos a hacer unas calcos para pegar en los vehículos de amigos y amigas, remeras, todo tipo de merchandising.

¿Con qué?

Con retazos de una idea que llegó a materializarse porque tenemos acceso a una computadora, a crear una red social con una dirección de mail y “jugamos” con programas de edición audiovisual.

Me parece que ya sabés dónde termina esto, ¿no?

Claro, en el tacho de la basura.

En el cajón de los recuerdos y las anécdotas que contamos cuando nos reunimos, porque al fin y al cabo somos amigos (pero eso viene después).

La creatividad y el ingenio son dos activos intangibles que se cotizan mucho (en las búsquedas laborales), pero que no se ven reflejados en el recibo de sueldo. Click To Tweet
Bojack Horseman - Netflix - Fabri Velázquez

En este caso, el feedback es mucho más fluido e incluso es más fluido que en el anterior.

Si el potencial cliente no pertenece a nuestra esfera, es apenas un conocido o llegamos a él por el “boca en boca”, el compromiso dialoguista es endeble y hasta me animaría a decir que nadie tiene derecho a reclamar exclusividad, sobre todo porque -como no nos contestaron- no sellamos ningún acuerdo.

Casi en el otro extremo, conocerse demasiado con el potencial cliente suscita una relación amistosa que confunde los límites (plazos de entrega, definición del presupuesto, respeto por el trabajo…)

“Será otra mala decisión en una serie de decisiones lamentables”

Bojack Horseman, de Bojack Horseman, una serie original de Netflix.

Tengo un amigo que es un sol, pero no me da feedback

No les voy a mentir, quería titular “pero no activa”, pasa que no sé si esa expresión se entiende en todo el mundo.

¿Cuántas veces me quedé a las puertas de algo interesante porque mi contraparte no respondió a tiempo?

Reflexioné mucho tiempo sobre si era un problema mío.

Si mi ansiedad me estaba jugando una mala pasada y no me permitía aprovechar una gran oportunidad, cegado por conseguir objetivos que todavía no habían sido trazados.

Porque eso también es buscar justificativos.

Al fin y al cabo, siempre necesitamos una razón.

Resulta que la desidia ajena existe y no siempre somos nosotros los culpables de que algo no se concrete.

Podría enumerar no menos de 10 proyectos en los que, unilateralmente, decidí darle forma y aplicar eutanasia en… 30 días.

Lo peor es que nunca voy a saber qué pasó en el medio. Quizás porque tenga que buscar charlar de modo más informal y así “cazar” una pista de algo que haya pasado.

Puede ser por miedo, por inseguridad, por falta de financiación o porque tampoco había tanto convencimiento.

Tampoco quiero ser un dogmático o pecar de estructurado, cosa que después tengan algo que echarme en cara, pero es importante ser determinado cuando lo que está en juego es el tiempo y el compromiso del otrx.

¿Habré acertado con la categoría?

¿Habré acertado con la categoría?

No puedo dejar de pensar en si realmente estoy compartiendo poesía.

Debo admitir que me da pánico esta situación en la que creo saber.

Estoy un 99% seguro de lo que afirmo, y de repente un grupo de expertos me deja en offside con una definición más acertada.

Porque, me parece, cabe más que nunca la pregunta…

¿Qué es la poesía?

¿Cuándo estoy haciendo poesía?

¿Por qué dudaste en si convenía denominar “Poemas” a esa sección?

Todo es música, todo es arte, todo es poesía

“Todo es todo” y echo mano a una filosofía barata y zapatos de goma.

De paso, ¿por qué no escuchar a Charly García mientras lees este artículo?

Música incidental para amenizar esta explicación tan tirada de los pelos.

Si bien la poesía no es mi fuerte (tal vez ningún género literario lo sea), tuve lapsos.

Habrán sido estados de ánimo o bien fruto del requerimiento de los concursos más específicos, pero de mí nacieron unos versos que hoy quiero compartir a modo de redención.

Porque sobrevivieron al paso del tiempo en un anotador sucio que estaba todo roto, desordenado, apretujado por libros reales, en una biblioteca que ya nadie consultaba.

También soportaron el exilio: a nadie le conté que las había elaborado y nadie las leyó hasta ahora, cuando declaro que todo es arte, que todo es poesía por el mero hecho de decirlo, por haber elegido ciertos puntos estratégicos en los cuales apretar el enter y hacer un punto y aparte.

Aprovechar para nombrar con liviandad

Cada vez que tengo que ponerle un título a algo, lo que sea, un nombre de mascota o una etiqueta a lo que escribo, tiemblo.

No me gusta nada de lo que elijo.

"No me gusta nada de lo que elijo" (!) Una remera que diga. TUITEÁ ESTA JOYA LITERARIA SIN MIEDO

Esto de no poder quedarme con una sola opción, el famoso “costo de oportunidad” o algo así, no es de ahora.

Debe ser proporcional a mi indecisión acerca del tópico tatuajes: me encanta cómo le queda a alguna gente súper canchera, pero yo no sabría qué tatuarme en particular.

Nada requiere tanta atención de mi parte ni consume tanto mi tiempo.

O todavía no lo percibo.

Entonces hacer poesía también es una excusa para nombrar con liviandad esos escritos sin recaer demasiado en la significación.

Hay reglas más flexibles en la escritura en verso.

Nadie está hablando en términos académicos aquí, ¿verdad?

Por las dudas, dejo algunas descripciones de la Wikipedia, que sabemos que nunca falla (?)

Y si te estabas preguntando si alguna vez escribí cuentos, si quise extender mi raid delictivo, sí: acá lo explico un poco mejor.

Los cuentos perdidos que tuve guardados por mucho tiempo

Los cuentos perdidos que tuve guardados por mucho tiempo

Todxs escribimos cuentos.

Cuando somos más pequeños solemos hacerlo naturalmente.

Luego, mediante la aplicación cuasi inconsciente de los procesos que la compleja maquinaria social nos tiene preparados, vamos perdiendo la capacidad creativa.

La imaginación tiende a enfocarse en cosas más bien… mundanas.

Simples.

Siempre en el intento

Entonces intenté no perder la frescura.

O dejarla plasmada en algún lado… ¡Algo tenía que hacer con esas ideas que me parecían “buenas”!

Eso no lo puedo precisar.

No puedo garantizarte calidad.

Podés quedarte con esta honestidad intelectual: en la re lectura no modifiqué nada esencial de ninguno de los cuentos.

No alteré el sentido por más que vos no puedas corroborarlo.

Y en algún pasaje sería muy divertido que pienses: “uy, ¡¿cómo no lo modificó!?”.

Repasar el trabajo realizado es necesario para compartir un contenido que valga la pena y que sea estéticamente atractivo -aunque sea en ese aspecto más superficial-.

Alguna que otra coma, una sangría, una alineación… puede ser que haya retocado.

Ya que hago el esfuerzo de leerme a mí mismo en otras etapas de mi vida -lo que me supone un verdadero suplicio- aprovecho para brindar prolijidad…

La prolijidad de la culpa.

Ahora que nadie me mira

Como parte de una estrategia que me auto impuse, muchos escritos fueron a parar a “Hijas del fracaso”, mi libro compilatorio que en el 2018 se convirtió en una cosa bastante seria.

Lograda, diría, porque le puse empeño y responsabilidad.

Sin embargo, hubo varias historias que se quedaron huérfanas, haciendo un nido en distintas carpetas, un tanto escondidas, un tanto perdidas.

Fuera de mi consideración durante un largo período, llegó el momento de sacarlas a la luz para que sean juzgadas como corresponde.

Dentro de la sección “Narrativa” vas a poder leer cada cuento, cada prosa, cada accidente literario que fui guardando desde que dije “che, debería guardar lo que escribo por más que no me guste tanto”.

Hoy forman parte de una selección de privilegio que puede ser leída, descargada y compartida de forma gratuita.

Ir a “NARRATIVA”

Cuentos perdidos y encontrados

Te podés topar con historias de amores frustrados, como lo que me sucede en “Carla y las múltiples breves decepciones”.

“Lugares comunes” me ubica en una terminal de colectivos (o de ómnibus, o de bondis, depende dónde te hayas criado), en mi etapa de estudiante con todas las letras.

También hay delirios geográficos, que desembocan en dudas metafísicas, lo cual podría ser una perfecta descripción de mi obra.

No sé si en algún momento te darás cuenta o llegarás a la misma conclusión que yo.

“Escocia” y “Pampa” son algunos ejemplos de esa excusa contextual que se impone para crear un ambiente, para ubicar a los personajes, aunque estén a la vuelta de la cuadra.

Como si todo eso fuera poca información para procesar, también me aventuré a la poesía: acá lo explico mejor.

Ya me quedé sin palabras para introducirte a lo que puede ser un gran error o un gran descubrimiento.

Ojalá sea esto último.


La imagen que ilustra esta entrada pertenece a Free-Photos en Pixabay.
¡Hola mundo!

¡Hola mundo!

Entrada de prueba

Esto -se nota- es una entrada de prueba.

Lo digo 2 veces, por si no queda claro.

Es notable que:

  • No está traducida,
  • Ni editada sobre algo ya escrito y reformulado,
  • A nadie le interesa porque no resuelve ninguna duda y/o problema.

Se está escribiendo para luego ser modificada (o no).

Ella no lo sabe, pero aun con muy pocas palabras en su haber será una parte fundamental de la construcción de este sitio.

Acá están viendo un bloque básico del sistema Gutenberg de WordPress. ¡A mí no me disgusta para nada!

Sinceramente, espero que más allá de ser una “piedra fundacional”, se convierta en un conjunto de palabras que se encuentran al azar y que conformarán una de mis mejores anécdotas.

Porque de esa forma habría un futuro y este proyecto se consolidaría.

Esta es una frase expuesta como si fuera una cita, y la voy a destacar porque es evidente que busca ser famosa.

Tal vez podamos reírnos entre todos los visitantes del sitio, más adelante, de lo ingenuo que fui.

Otro encabezado para gustarle a los motores de búsqueda

En Internet no existen fórmulas mágicas, nada está escrito sobre piedra y por muchos cursos que hagamos -presenciales u online- los algoritmos harán monerías y nos darán bastantes dolores de cabeza.

Mientras buscamos la perfección, a veces olvidamos la funcionalidad.

Y llenamos una entrada de blog, como esta, de puro sentimentalismo, palabras vacías, introducciones eternas que no llevan a ningún lado.

¿No me digan que nunca les pasó?

El procedimiento suele ser el siguiente:

  1. Tenés una duda y la escribís en Google (por ejemplo: “¿Cómo hago para que no se queme el pororó?”,
  2. El buscador arroja muchos resultados y el primero siempre suele una buena opción (a menos que sea un anuncio “mal” segmentado),
  3. Entrás con toda la esperanza y las ansias de resolver tus dudas en 5 minutos…

Pero no.

Nunca sucede.

Porque primero hay que leer la historia del maíz pisingallo; en segundo lugar hay que conocer a la persona a quien se le ocurrió cocinarlo en una olla con aceite por primera vez; luego viene un formulario de contacto y una serie de preguntas para generar interacción y después…

¡Tampoco!

Hay unos videos incrustados sobre las diferentes maneras de preparar el pororó ideal.

Vamos a ver algunas fotos alusivas y unos widgets de redes sociales.

Seguramente exista un enlace saliente, como esta imagen que te lleva a un post de Paulina Cocina:

Pororó - Pochoclo - Entrada de prueba - Fabri Velázquez
La imagen va para la web de Paulina; la foto es de esta página.

Y después hay una receta, muy chiquita, que es la misma que ya conocías y que nunca te funcionó.

Todo es tristeza, pero al menos la compartimos.